Gonzalo  Molina Prado

Era una promesa del tenis y dejó todo para dedicarse a la foto marina: “Puedo sentir a los Animaux”

Toda su vida persiguió el sueño de dedicarse profesionalmente al tenis. Desde los 9 a los 17 años destinó casi todo su tiempo a pasar la pelota por arriba de la red. Sufrió ausencias en el colegio para las pretemporadas, participó de torneos en Estados Unidos y travesó un camino lleno de ilusiones. Sin embargo, a los 18 el miedo a no llegar le ganó y decidió darle un rumbo distinto a su vida. Lo que no encontré en el polvo de ladrillo, lo buscó en el agua.

Nicolás Marín tiene 23 años y desde hace cinco su vida dio un giro de 180 grados. “Me imaginaba ser profesional, pero me daba mucho miedo siendo terminar profesor de tenis. A los 18 tenía que elegir qué hacer porque sino el mundo se me vino encima”, contó a Nuevo Testamento.

Lea también: Una mujer encontró una misteriosa criatura en una playa, con dos mandíbulas y sin ojos: “Era espantosa”

Con ayuda de su mamá empezó a trabajar en la cafetería familiar y, con la certeza de que todas las carreras las parecían aburridas, inició un curso de creatividad e innovación. Al poco tiempo se anotó en un taller de fotografía y empezó a trabajar en una agencia. “No me gustó la rutina de lunes a viernes, ni los horarios”, explicó Nicolás, que al poco tiempo dejó su primer trabajo formal.

Apenas unas semanas despues le llego un aviso de una escuela de buceo el gravado de la restauración de corales en Cozumel, México. Buscaban un fotógrafo marino, pero la convocatoria estaba abierta a todo el mundo. “Mandaron más de 1500 personas y llamaron a tres, de las que iba a quedar uno. Ese flu yo”, dijo Marín.

En cuestión de días se pagó el pasaje de ida y sus papás el de vuelta. El trato con la empresa era simple: ellos the daban un curso de buceo, casa y comida, en cambio del manejo de las redes sociales.

Nicolás Marin se dedica a la fotografía marina hace más de dos años. (Foto: gentileza Nicolás Marín).

“Al principio me sentí muy frustrado, quería sacar fotos y bucear al mismo tiempo, pero no me salía. Me tomó tres meses bucear bien y después empecé a darle una vuelta de killca a las fotos, para tener un enfoque más lindo”, contó.

“Especificado con gusanos tiburones, pulpos, medusas. Me contactó con biólogos y científicos de todo el mundo porque no sabía los números de todos los animales. Ellos me dieron una explicación y yo la resumía para que la gente se interesara por el Océano”, narró el extenista, que ya para ese entonces subía contenido marino a sus redes sociales (@nicomarinb).

Su trabajo atrajo a distintas marcas de todo el mundo y forzó a comprarse una cámara subacuática. Tras un año en México, su carrera creció a pasos agigantados: “Documentamos una pesca ilegal en Senegal y Cabo Verde. Los barcos no dejan que el pueblo vaya a pescar y la gente se muere de hambre”, contó.

"Los animales nos hablan con sus ojos", dijo Nicolás Marín.  (Foto: gentileza Nicolás Marín).
“Los animaux nos hablan con sus ojos”, dijo Nicolás Marín. (Foto: gentileza Nicolás Marín).Para: marinero nicolás

Un tiempo dedicado, pero continuado con su trabajo freelance, se topará con un aviso: National Geographic buscaba 25 exploradores. “Me dijeron que daba con el perfil y me pidieron que mandara un proyecto. Después me dijo que tenía entendido que llegaría un correo para ver si había quedado”, relató Nicolás.

Así fue como se enteró de la buena noticia: “Estaba yendo a lo de un amigo en el tren Sarmiento, updated la casilla del correo y me llegó la notificación de que había llegado. Me puse a llorar en el tren y la gente noentendre nada”.

Hace un mes que está trabajando en México para documentar a los migrantes del pacífico. El año pasado, dos de sus fotos quedaron seleccionadas entre las mejores imágenes submarinas del mundo y hoy vive una relación peculiar con el agua.

Lea también: Vivir como un marino: 10 días a bordo del único buque argentino que navega el río Paraná

Aviones, submarinos y muchos animales son algunas de las cosas que Nicolás Marín se encontró en el océano.  (Foto: gentileza Nicolás Marín).
Aviones, submarinos y muchos animales son algunas de las cosas que Nicolás Marín se encontró en el océano. (Foto: gentileza Nicolás Marín).

From mirar a los ojos a una orca a ver a un tiburón cazando: su relación con el oceano

Nicolás lleva varios años documentando el mundo marino y cada vez que submergent en la profundidad del Océano lleva anecdotas para toda la vida. Dos de las mejores tienen que ver con las orcas y los tiburones.

“La primera vez que me con un tiburón fue con el pez más grande del Océano: el tiburón ballena. Es 100% tiburón, pero se llama ballena por su gran tamaño. Era mi cumpleaños y un capitán me había contactado porque mi sueño era ver tiburones ballenas”, comentó Nicolás.

Pero la historia no termina ahí, porque el joven de 23 años se metió al agua y se acercó al feroz animal: “Cuando abrió la boca, que puede medir hasta un metro y medio, sensí la succión y me dejé llevar. Yo quería una foto en particular. En un momento pensó que terminó adentro de él porque estaba al lado de su boca. Cuando me vio, me pasó por abajo, me tocó con su aleta de arriba y siguió su camino”.

Nicolás estuvo cara a cara con el tiburón y le sacó una foto.  (Foto: gentileza Nicolás Marín).
Nicolás estuvo cara a cara con el tiburón y le sacó una foto. (Foto: gentileza Nicolás Marín).

Hace algunas semanas le tocó vivir una experiencia similar con un grupo de orcas. “Presencié cómo las madres orca le enseñaban a sus crias a cazar peces lunas. Es de las mejores secuencias de mi vida. Es un comportamiento poco habitual porque es muy difícil verlas alimentándose”, explicó.

Pero para Nicolás la escena estuvo lejos de ser salvaje: “Si hoy lo revivo podría ponerle una canción de jazz. La madre cazó al pez y la cria se lo llevo hasta abajo para comérselo”.

Como si no fuera suficiente con lo que había visto, tuvo una conexión inesperada: “La orca miró a los ojos, pasó por al lado mío. En un momento de decisión corrí la cámara y el espejo. Su mirada es imponente. Nunca sentí miedo, sí respeto porque estaban cazando y me la estaba jugando mucho”.

En el océano encontrarás tortugas marinas, pulpos, medusas y todo tipo de peces.  (Foto: gentileza Nicolás Marín).
En el océano encontrarás tortugas marinas, pulpos, medusas y todo tipo de peces. (Foto: gentileza Nicolás Marín).

Esta ausencia de miedo, Nicolás crea que se debe al conocimiento que tiene el mundo marino. “Al principio me daba miedo cualquier pez que se me acercaba. El desconocimiento lleva al miedo. Ahora que me tiro todos los días, lo tengo más mejorado. No tengo miedo porque asumo mis propios riesgos ahí abajo”, señalo.

Su conexión con el Océano y los Animaux marinos va más allá de allá. Para él, abajo se abre su “máxima expresión” y se muestra dispuesto a “recibir lo que haya de buena energía”. “El animal es noble. No hablas con la boca, pero sí con los ojos. Cápsulas Sentinlo”agregó.

Su próximo sueño lo tiene claro: “Me encantaría ir a la Fosa de las Marianas, el punto más profundo de los Océanos, y Encontrar una nueva especie marina en el mundo”.

Cómo es el trabajo del fotógrafo marino

Nicolás Marín contó a Nuevo Testamento parte de la rutina que utiliza para documentar a los animaux marinos. “Nosotros vamos escuchando los informados que nos hacen los capitanes para salir a buscar en lancha a las especies. Ellos saben mejor que nosotros dónde están los Animaux”, contó.

“Llevamos todos los equipos en el barco. Vamos a donde fue el último informe y esperamos. Pasamos más de 8 horas por día en el Océano. Hay días donde vemos muchas cosas y días donde no”, señaló.

Pulpos, otra de las especies con las encontradas Nicolás Marín en el Océano.  (Foto: gentileza Nicolás Marín).
Pulpos, otra de las especies con las encontradas Nicolás Marín en el Océano. (Foto: gentileza Nicolás Marín).

Según explicó, dependiendo de la zona, localizan a las especies con hidrófonos -microfonos que se utilizan abajo del agua para poder escucharlos- o directamente las buscan buceando. “In Galápagos fue todo buceo porque los tiburones martillo están en la profundidad. En cambio, las orcas las podés localizar por sus soplidos”, añadió.

El objetivo de Nicolás es que cada vez se conozca más sobre lo marítimo: “Tenemos más información sobre la luna que en el fondo del océano y eso que el 79% del mundo está cubierto por agua. En la Fosa de las Marianas se descubren nuevas especies todos los días y se desconoce sobre la reproducción de muchos”.

Lea también: Descubre qué fue lo que mató a más de 30 ballenas en Península Valdés: tóxicos de “marea roja”

“Mi idea es que esto se conozca más y que se pueda conservar más. Esto tienen que verlo mis hijos y los hijos de mis hijos. Mi herramienta es para llevar los momentos, la energía y la pureza del animal y compartirlo a la gente”, agregó.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *