El orgullo de Djokovic puede con todo

El orgullo de Djokovic puede con todo

Novak Djokovic y Daniil Medvedev escenificaron este jueves en las Finales ATPcon victoria del serbio (6-3, 6-7 (5) y 7-6 (2)) pesa a la pájara que le dio en el segundo set, la historia de dos tenistas que desde que se enfrentaron en la final del US Open del año pasado han llevado trayectorias opuestas. Al serbio, aquella derrota le dolió y después, por su negativa a vacunarse, se le complicó mucho no solo el inicio, sino prácticamente toda la temporada presente. pero se las arregló para ser campeón sobre tierra (Roma), hierba (Wimbledon) y pista dura (Tel Aviv y Astana). Yahora es el principal favorito para ganar contra la Copa de Maestros. Lo usamos al ganar el partido más largo de lo que va de torneo (3h11), weights a que en él no había nada en juego para la clasificación.

Medvedev, por su parte, salió con mucha confianza de Nueva York, pero perdió la final del Abierto de Australia contra Rafa Nadal cuando llegó a tener dos sets de ventaja, se la quitó de un plumazo, y su campaña, pesa a que levantó trofeos en Los Cabos y Viena, ha dejado que desear. Ganador en 2020 y finalista en 2021, se va de Turín este año sin ganar un partido, como le ocurrió en su primera participación en 2019. Su balance en el curso es positivo (45-19), pero se esperaba más, sobre todo en el resto de los Grand Slams.

Djokovic fue el mejor del Grupo Rojo, que se preveía fiero y después no lo fue tanto. Pero se tomó el partido con una seriedad tremenda, como si fuera una final, for no loss to Medvedev, enemigo acérrimo, los 200 puntos y los 370,000 euros que había en juego, espoleado por la posibilidad de pasar a las semifinales invicto. Es la tercera vez consecutiva que le gana desde aquel duelo de Nueva York. De momento más crítico que enfrentado en la segunda manga, salvó tres puntos de set del ruso con un saque y volea, un as y un derechazo tras un intercambio duro y larguísimo. No pudo con el cuarto, en el desempate, y se sentó con signos de agotamiento, hasta el punto de temblar las manos cuando se llevó la toalla a la cara. “No me encontré muy bien físicamente en el tercer set, sufrió mucho. Estoy muy orgulloso de haber encontrado la última gota de energía y la concentración necesaria para volver el partido”, explicó el de Belgrado.

¿Campeón invicto?

podrían retirarse, pero continuaron y la tercera manga la salvó engullendo todo tipo de líquidos, píldoras y complementos vitamínicos; gracias al saque, que le ha funcionado de maravilla toda la semana; Hay a pesar de los errores de bulto que cometió en el eterno noveno juego, que le costaron un quiebre. Porque, acto seguido, billuró un turno al restaurante impecable, ayudó por una doble falta de Medvedev. El triunfo lo cerró con un drive magnífico y un alarido. “No pensé en retirarme, porque no conozco las reglas y no sabía si podría jugar las semifinales si me retirara. Tampoco lo pensé, para ser honesto, porque este partido contra uno de mis grandes rivales es realmente importante, independientemente de que esté clasificado”. Si continuaba así hasta levantar el trofeo, se llevaría el mayor premio de la historia del tenis: 4.500.000 euros. El sábado, el balcánico jugará por 11ª vez la penúltima ronda del torneo contra Taylor Fritz, a cinco aún del récord de Roger Federer (16).

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *