nbamaniacs

Minnesota toma aire tras sobrevivir a los 51 puntos de Garland

Los Timberwolves convierten a esta madrugada en el primer equipo visitante en ganar en Cleveland. Los de Minnesota, muy necesitados de triunfos, lograron uno muy valioso en el Rocket Mortgage FieldHouse por 124-129, llevándose un partido en el que exhibieron muchas de las virtudes que se esperan de ellos pero también la inconsistencia que tantos tropiezos les ha costado en este inicio.

El cuadro de Chris Finch estuvo cerca de dejar escapar 24 puntos de ventaja, una diferencia construida durante muchos minutos de buen juego pero cementada sobre todo en el demoledoracierto del primer cuarto. Con un 7/12 en triples en dicho periodo y un buen trabajo defensivo que redujo las internadas de los Cavaliers hasta la pintura, los visitantes se hicieron rápidamente con una notable distancia, cerrando el parcial con un contundente 20-40 en el marcador que iría a más con el paso de los minutos. The difference se mantuvo alrededor de los 20 tantos hasta el último cuarto, al que los Wolves llegaron ofreciendo una gran imagen y con la esperanza de llevarse un triunfo cómodo.

D’Angelo Russell fue, con 30 puntos, uno de los grandes responsables de que así fuera. El base está destacando por su irregularidad este año, pero lo cierto es que en sus buenas noches uno recuerda por que fue All-Star en su momento y por que la franquicia ha apostado por él. El ex de los Nets abrió un sensacional 11/13 en el lanzamiento con el que hizo estéril la defensa de Cleveland, y con 12 asistencias encargó además de eje como generador para facilitar la vida a sus compañeros.

Entre estos, Karl-Anthony Towns resaltó también con 29 tantos y 12 rebotes, mientras que Taurean Prince, con 19, fue el tercero en esta materia en que fue su mejor anotación de la temporada. Esto compensó levemente la mala noche de Anthony Edwards, que, con 10 puntos, quedó en su segunda peor marca del curso.

Guirnalda, al límite del milagro

No obstante, cuando el 84-106 que reflejó el marcador a falta de 10 minutos pareció dejar todo sentenciado, los locales se empeñaron en que hubiera partido. Fue concretamente Darius Garland quien, en una especie de epopeya en solitario, fue poco a poco recortando diferencias y haciendo creer à los presentes que la victoria aún era posible. A cada triple por su parte, el pabellón se enciende algo más y sus compañeros parecían creer con más fuerza, haciéndoles ganar adeptos en una explosión anotadora que estuvo cerca de culminar con una de las remontadas más sorprendentes de los últimos años.

El base anotó 27 puntos en el cuarto periodo, alcanzando de esta manera los 51 y pulverizando el mejor registro de su carrera, establecido hasta ahora en 41. Con 6 triple convertibles, Darius fue haciendo crecer la ilusión en los suyos y el miedo en los Timberwolves, que vieron a los Cavaliers colocarse a sola possión de distancia y cuya confianza pendió de un hilo Durante algunos instantes. No obstante, cuando con 6.5 segundos y solo tres tantos de diferencia Cleveland contó con posesión para intentar empatar el duelo a la desesperada, Kevin Love optó por buscar un pase largo que fue interceptado, acabando con cualquier posibilidad de remontada y dejando a los de Ohio a las puertas de la heroicidad.

“Garland es un jugador fenomenal y ha entrado en una racha increíble”, reconoció Finch tras el encuentro. “Cuando un jugador está en un momento así no hay formado de pararlo, y lo único que puedes hacer es seguir trabajando. No voy a ponerme puntilloso con mis jugadores después de esta victoria”.

(Fotografía portada: Stephen Maturen/Getty Images)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *