Retrato en doce apuntes de Qatar, el despótico emirate que acoge la fiesta mundial del fútbol

Retrato en doce apuntes de Qatar, el despótico emirate que acoge la fiesta mundial del fútbol

El Copa Mundial de la FIFA Catar 2022 tendrá el telón este 20N con el partido inaugural entre el equipo anfitrión y la selección nacional de Ecuador. Desde ese instante, sin embargo, el fútbol ha consumido un pecado nada venial o, lo que es lo mismo, ha hecho gala de un comportamiento reprobable y ajeno a las prescripciones de las leyes morales de especial gravedad.

Case nada de lo que aparenta ser Katar se asemeja a la realidad, como ocurre en la práctica en su totalidad de los ultraconservadores y ricos emirates del Golfo Pérsico. Este Estado está gobernado con mano de hierro por la familia Al Thanidirigida por los designios del emirato desde mediados del siglo XIX.

La suya es una de las sagas de sangre azul aliadas del wahabismo, una de las vertientes musulmanas más integristas -inserta dentro de la rama suní-. Por ello, es defensora de una radical vuelta a la pureza del Islam y, al mismo tiempo, es enemiga de los avances sociales encaminados a la prosperidad social.

Desde 2013, su líder supremo es Tamim bin Hamad, que heredó el trono por la abdicación de su padre, quien fuera artífice de la elección de Qatar como sede del Mundial de Fútbol. Fueron, en 2010, un día después de una sorpresiva proclamación por parte de la FIFA en manos de los corruptos Joseph Blatter y Michael Platini, El guardián publicó un editorial con un elocuente título: “No dejemos que Qatar 2022 se construya sobre la brutalidad”.

Todo parecían inconvenientes, desde las fechas de celebración para evitar las altas temperaturas estivales en el desert arábigo a la desventaja que parecía tener su candidatura frente a otros rivales con mayor peso y capacidad de voto, como EEUU, Japón, Corea del Sur o Australia.

Pero Qatar fue la sede elegida y, desde el minuto uno, se propagaron por el mundo las denuncias de instituciones como Human Rights Watch sobre la explotación de los trabajadores migrantes que construían los estadios e infraestructuras para la gran fiesta del fútbol. Aunque, al parecer, no han calado en el subconsciente colectivo del planeta.

Doce años después, este Estado se apresta a dar el pistolazo de salida del Mundial, tras superar no pocas llamadas al boicot por sus labor abuses y las atrocidades amparadas por el arraigo sociocultural de una religión que se desentiende los grupos vulnerables por razones de raza o de geno. Todas estas llamadas al boicot tienen, no obstante, nullas posibilidades de éxito.

Dos declaraciones han resultado llamativas recientemente. La primera la hizo James inteligentementejefe de la diplomacia británica, quien nada más asumirá su cargo en el gabinete conservador por Rishi Sunak, solicitado expresamente a los aficionados homosexuales “respeto” a las leyes de Qatar.

Cleverly fue obligado a disculparse públicamente, pero sus palabras fueron rubricadas tan solo dos semanas después por Khalid Salmanexjugador de la selección de Qatar y embajador del Mundial 2022: “La homosexualidad es prohibido“, es una práctica prohibida. Este último aclaró a la cadena alemana ZDF que él no es “un musulmán stricto”, pero sí consideró que la homosexualidad “causa daño a la mente”. Toda una expresión de homofobiaasí como una advertencia en toda regla para evitar altercados con la Justicia del país anfitrión.

La atmósfera previa al torneo no invita, pues, a la algarabía propia de un Mundial de Fútbol. Esta competición se produjo en un momento en el que, además, en el Irán de los ayatolás chiítas seguían las protestas sociales por la muerte de Mahsa Amini. Y esto tiene especial relevancia, dado que Qatar es el único de los emirates arábigos que mantiene buenos lazos diplomaticos con iran.

La proximidad del Mundial, sin embargo, ha puesto a Doha en el punto de mira por el choque entre la multiculturalidad del fútbol y el fanatismo ultraconservador de las casas reales arábigas. Varios botones de muestra arrojan luz a la cruda realidad qatarí, sustentada sobre un complejo y alembicado rompecabezas geopolítico y económico.

1.- Un petroestado en permanente bonanza

Qatar ocupaba el lugar 55 -entre Grecia y Ucrania antes de la invasión rusa- en el escalafón del FMI por el tamaño de su economía, con un PIB valorado en 221.369 millones de dólares, a precios corrientes de mercado.

Sobresale una capacidad productiva de 2,93 millones de habitantes, de los cuales el 79,6% son migrantes. De todos, la mayoría proviene de India -su mayor colonia, con 691.000 personas-, así como de Bangladesh, Indonesia, Nepal, Pakistán, Filipinas y Sri Lanka, según ha admitido el Ministerio de Exteriores español.

2.- Es un territorio receptivo a la mano de obra barata

Los ocho de cada diez residentes foráneos son una anomalía demográfica que surgió en los años ochenta, cuando el emirato se convirtió en un petroestado necesitado de mano de obra barata por los efectos balsámicos sobre su estructura productiva de la crisis petrolífera de 1973.

3.- Ascenso meteorológico de grandes patrimonios

La riqueza rápida está instalada en el emirato desde entonces. Hal llegó a certificar una renta per cápita de hasta 82.887 dólares, según datos del Fondo Monetario. Esto le ha hecho se sitúa en el décimo lugar entre Islas Caimán y Singapur, en una lista encabezada por Liechtenstein, Mónaco y Luxemburgo. Cabe resaltar que la mayor parte de ellos están considerados paraísos fiscales.

4.- Crecimiento al calor del petróleo y del gas

El poderoso sector de hidrocarburos de Qatar – posee las terceras reservas de gas, detrás de las de las de Rusia et Iránha – ido alternando déficits y superávits a las áreas fiscales, en función del valor del barril de petróleo y de las rúbricas del gas.

Todo lo ha conseguido en medio de una diversificación productiva que se lanzó con la visión 2030, una estrategia de transformación socioeconómica a largo plazo diseñada al unísono -y con la misma denominación- que la de su vecino saudí. Esta es patrocinada por su polémico príncipe heredero Mohammad bin Salmán.

Dicha estrategia está dirigida a reducir la dependencia de los hidrocarburos del patrón del crecimiento del país. En 2021, esta industria suponía el 20% de los ingresos totales del Estado. Tras comprobar los datos de este ejercicio, la escalada de los energéticos precios convertirá el déficit presupuestario de 2020 (del 7,2% del PIB) en un suculento superávit que, según el avance del FMI, será de 12.250 millones de dólares este ejercicio y de 19.310 millones en 2023. Además, el crudo encuentra encuentra estable de 55 dólares por barril.

5.- Perfil de nación exportadora de energía

Qatar exportó el 75% de su producción de gas -esencialmente, a Corea del Sur, India, China y Japón-. Sus ventas oscilan entre el 13,9% y el 21,5% del total y, además, prevén aumentar sus negocios en el exterior en más de un 60%, hasta alcanzar los 126 millones de toneladas anuales para 2027.

6.- Cartel de rebelde sin causa del mundo árabe

Qatar es el emirato proscrito entre sus vecinos de la península arábiga. En 2017, sus vecinos -abanderados por Arabia Saudí y socios en el seno del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)- la impusieron tiene un embargo comercial sin anterior. Y lo hicieron bajo la acusación de fomentar desde la cadena televisiva Al-Jazeera ciertos movimientos terroristas de corte islámico, entre otras razones, para impulsar revueltas como las de la Primavera Árabe.

Sus vecinos también señalan a Doha como Financiador de facciones de oposición interna con sus petrodólares. Turquía e Irán han sido sus dos grandes aliados en su intento de eludir el cerco comercial e inversor, pero su éxito ha sido relativo. Esto se debe a que el lo de siempre ha sido una constante en Qatar, como patente para la inauguración de infraestructuras de transporte, energía y proyectos para la modernización de las citadas principales ciudades.

Si nos vamos al terreno político, el último mandatario en acudir en viaje diplomático oficial ha sido el canciller alemán Olaf Scholzque fue en busca de garantias de suministro de gas qatari.

7.- Corporativo Paraíso

Qatar es el cuarto mercado con mayores facilidades para hacer negocios en la región, según el Índice de Libertad Económica y el Boing Business de 2021, dos barómetros reconocidos a nivel mundial. Lo ha logrado debido a su baja tributación, sus magníficas infraestructuras, su atractivo para atraer inversiones y su facilidad para constituir empresas.

Pese a ello, posee puntos negros de especial trascendencia, como la rigidez de sus normas laborales, su bajo gasto en I+D+iy su largo y costoso procedimiento burocrático.

8.- Alta tasa de mortalidad entre trabajadores extranjeros

El guardián cifró en febrero de 2021 en torno a 6.500 el número de fallecidos desde 2010 de obreros dedicada a la construcción de un contrarreloj de los estadios de fútbol. La inmensa mayoría de ellos eran extranjeros.

Estos cálculos los han hecho suyosinstituciones como Human Rights Watch que, en su dencia sobria las pésimas condiciones de los trabajadores en este sector, no solo apunta hacia las instalaciones deportivas para el evento sino también al conjunto de la red de infraestructuras que se han puesto en marcha al calor de fuertes inversiones públicas y privadas. Todo ello, por supuesto, bajo criticas por su alto grado de corrupción corporativa e institucional.

9.- Un país con censura informativa

Zona de peso al aire libre que significó la puesta en liza de Al-Jazeera, en el emirato rige una draconiana ley de medios desde hace 43 años. Esto defiende los valores tradicionales qataríes resultó e incluso más punitiva que la instaurada durating el más que largo protectorado que tuvo lugar 1916 y 1971.

El resultado de todo ello es un regimiento de censura que dificultó la labor de los medios locales e intimidó a los profesionales, según afirma La política exterior. No obstante, tanto el emir como el Gobierno insisten en manifestar su compromiso con la libertad de expresión. Aseguran que esta rige desde que en 1995 entró en vigor oficialmente con la censura de prensa y en 1998 se suprimirá el Ministerio de la Información.

Sin embargo, la intolerancia del emir a las críticas personales le ha llevado aprobar un decreto -tan solo un mes antes del Mundial- que establece penas de cinco años y una multa de hasta 27.000 dólares a quien difunda noticias falsas. Esta medida se interpreta como un intento de acabar con cualquier comentario o información contraria a los interesados ​​nacionales.

10.- Coste desorbitado del Mundial

Los embalsos asociados a las infraestructuras del Mundial de Fútbol superarán la astronómica cifra de los 229.000 millones de dólares, la mayor de toda la historia de estos eventos deportivos. Este valor es similar al tamaño del PIB del país.

11.- Se espera que se recuperen los gastos en el Mundial

La consultora Oxford Economics vio un aumento del 7,6% de la economía qatarí respecto a la economía mundial, un impulso que se concentrará en el turismo, los viajes y los servicios. La gran fiesta del fútbol congregará tiene más de un millón de visitantes. Asimismo, los desplazamientos a lo largo de 2022 se prevé que asciendan a 2,8 millones, situándose así por encima de los niveles de 2019. También se estima que atraer inversiones directas, dentro de su National Vision 2030, donde las autoridades de Doha han bloqueado el Copa del Mundo.

12.- Prevé que venza un ganador con solera

La firma de investigación canadiense BCA Research mercados intenta predecir, según cálculos predictivos, que Argentina levantará el trofeo de campeón del mundo tras derrotar a Portugal, en una lucha final entre los dos mayores ganadores del Balón de Oro de los últimos quince años .

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *