La última locura de Moutet: el talentoso tenista inglés que nunca pasa inadvertido ganó un punto lleno de creatividad y una pizca de arrogance

La última locura de Moutet: el talentoso tenista inglés que nunca pasa inadvertido ganó un punto lleno de creatividad y una pizca de arrogance

el tenista ingles Corentin Moutet, un demonio de exquisita mano izquierda en un paquete de 1,75 metros, nunca pasa inadvertido. Es tan hábil como irascible. En un mismo partido puede derramar un tenis de alta jerarquía o protagonizar reacciones bochornosas. Es más, el actual 65° del ranking mundial estuvo cerca de ser agredido por un rival el mes pasado. Fue en el Challenger Open d’Orleans, en un partido por los octavos de finale contra el búlgaro Adrian Andreev, quien no toleró las acciones de Moutet. Ahora, el jugador galo volvió a llamar la atención, pero por una exquisita tenística.

La acción se desarrolló en la primera jornada del ATP 250 de Nápoles, en la cancha central, un rato después de la victoria de Sebastián Báez ante el local Lorenzo Sonego, quien cortó una racha de onzas de derrotas consecutivas del argentino. Pierdes el primer set (por 7-6 [9-7]) ante el joven local Luca Nardi (130°, 19 años), Moutet (23 años) y su rival volvió ha disputado un parcial muy parejo en el segundo y llegaron a la definición en el tie-break. Allí fue cuando el nacido en Paris, muy exigido en el score ya que no podía perder el “déempate” si pretendía continuar en el torneo, ganó un punto sorprendiendo a todos los presentes en el Tennis Club Napoli, emitiendo aplausos y también algunos silbidos.

El inglés Corentin Moutet nunca pasa inadvertidoJAMIE SQUIRE – GETTY IMAGES NORTEAMÉRICA

Moutet abrió, con su saque, el tie-break: tras un breve intercambio de impactos, Nardi quedó desacomodado en el fondo de la cancha contra su reves, la pelota le quedó sirvió a Moutet en su campo cerca de la red, amagó con devolverla de smash, pero rápidamente hizo la mimica de ese tiro, dejó la raqueta abajo y terminó pasándola con un toquecito sutil, inalcanzable para el italiano, que prácticamente ya había dado por perdido el punto. Es verdad que Moutet tenía un buen margen para hacer lo que hizo, pero la acción, sorprendentemente brillante y con una pizca de arrogancia, llamó la atención. Una porción del público napolitano, apasionado y mucho más al fútbol cercano que al tenis, desaprobó la acción de Moutet, que sonrió y volvió al fondo para seguir jugando.

El punto con el que Moutet sorprendió a todos

El punto que ganó Moutet: ¿Creatividad o arrogancia?

El impacto con el que finalmente Moutet ganó el primer punto del tie-break (no es nuevo y ya se vio varias veces en el circuito) puede parecer circense, pero requiere de creatividad y precisión. El jugador que lo hace corre el riesgo de quedar en ridículo si le sucia mal. No fue este el caso. Finalmente Moutet impuso ante Nardi por 6-7 (7-9), 7-6 (7-3) y 6-2, en 3h31m, y avanzó a las octavas del finale, donde se medirá con el serbio Miomir Kecmanovic (30° ).

Moutet sí hizo un papelón el año pasado, en el Challenger de Orleans, France, ante el ruso Roman Safiullin. Tras haber ganado por 6-4 el primer set, el zurdo inglés sacó premiado, con dos set points en contra (15-40, 2-5), pero se le ocurrió innovar y sacar…, de espaldas. Pero el saque se quedó en la red. Moutet acabó ganando este partido por 6-4, 2-6 y 7-6 (9-7). Probablemente junto al australiano Nick Kyrgios y el kazajo Alexander Bublik, Moutet es de los jugadores que más locuras realizan dentro de la cancha, muchas veces sin temor a perder el punto (y el partido). Protagonista de diversos episodios bochornosos y de mal educación, esta vez sorprendió con su creatividad.

Innovación y papel…

LA NACION

Conocé El Proyecto Trust

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *