La NBA más mundial de la historia |  Deportes

La NBA más mundial de la historia | Deportes

La globalización se asienta en la NBA, la mejor liga de baloncesto, que esta temporada hablará más idiomas que nunca. Pesando que el músculo del campeonato sigue sustentándose en una enorme base de jugadores estadounidenses, el porcentaje de extranjeros ha ido sudendo y este año se situará en el 22,5%. A falta de dos semanas para cerrar el mercado, de los 568 jugadores que hay inscribedos, 128 no son estadounidenses, la mayor cifra de la historia de la competición. Estos se dividen en 42 nacionalidades diferentes, también un récord.

Esta situación responde a una estrategia impulsada por 30 años, cuando la NBA en solitario contaba con 23 jugadores extra en la temporada 1991-92. Al finalizar este, la NBA permitió que sus profesionales compitieran por primera vez con la selección de EE UU. Asi nacio el Equipo soñado que arrasó en los Juegos Olímpicos de Barcelona de la mano de Michael Jordan, Magic Johnson o Larry Bird. Aquel equipo mítico reestableció el orgullo nacional herido tras las derrotas en semifinales de los Juegos de 1988 contra la URSS y en el Mundial de 1990 contra Yugoslavia. Pero además de elevar la bandera estadounidense a lo más alto, la NBA buscó expandir su negocio, popularizando el baloncesto a nivel mundial y penetrando en más y más pays. “Creemos que tenemos un gran producto estadounidense. Queremos promocionarlo a nivel mundial con tanta clase y tanto éxito como sea posible”, reconoció David Stern, comisionado de la NBA entre 1984 y 2014, durante los Juegos de Barcelona.

Desde entonces, las cifras se han disparado. Hasta 1991, habían sido elegidos en el reclutarel proceso selectivo de la NBA, 68 jugadores extranjeros y solo tres en los tres primeros puestos: el Nigerian Hakeem Olajuwon, el Jamaican Patrick Ewing (que también contaba con pasaporte de EE UU y fue parte del Equipo soñado) y el holandés Rik Smits. Sin embargo, desde 1992 han sido 438 extranjeros elegidos en el reclutar20 entre los primeros puestos, entre ellos Pau Gasol, Luka Doncic o Tim Duncan.

Este año, todos los equipos contarán al menos con dos extranjeros. El equipo que más acumula es Toronto Raptors, con ocho. La nacionalidad no estadounidense más representada en la NBA es, un año más, la canadienne. El país vecino de Estados Unidos cuenta con 23 jugadores en la competición. Pero en los últimos años, el peso de Europa ha crecido exponencialmente. Esta temporada, los europeos representarán la mitad de los extranjeros (63 de 128, un 49,2%). Esto supone un 11% del total de jugadores, la cifra más alta de la historia. De las distintas nacionalidades, las más integradas suman su Francia (11) y Alemania (7).

Por detrás se encuentran España y Serbia, cada uno con cinco jugadores. Ricky Rubio, Santi Aldama, Usman Garuba, Juancho y Willy Hernangómez representan al baloncesto español en la mejor liga del mundo. El récord español es de 10 en la temporada 2016-17.

La globalización del baloncesto, de la que la NBA tiene parte de responsabilidad, y la capacidad de captar jugadores prometedores en cada rincón del planeta sus claves hoy. Ojeadores rastrean posibles talentos desde Argentina hasta Japón para llevarlos a la liga universitaria oa alguna de las academias, como Overtime, fundada por estrellas de la NBA, entre ellas Kevin Durant o Pau Gasol. Y, de ahi, al reclutar, no hay sino un paso para los más talentosos. “Hubo un tiempo en el que usó la etiqueta de blandos. No hay. Hoy el europeo en la NBA se ha quitado esa etiqueta. Es un jugador muchas veces dominante, competitivo, incluso estrellas, jugadores franquicia”, dijo Gasol este verano en una entrevista para EL PAÍS.

La muestra más clara de este paso adelante del jugador europeo en la NBA es, como dice Pau, que ya no son acompañantes del jugador franquicia estadounidense, sino que reclaman para ellos el mando del equipo. En 2007, el alemán Dirk Nowitzki se convirtió en el primer jugador europeo nombrado MVP. Parecía un hito irrepetible, pero en los últimos años se ha convertido en costumbre. El griego Giannis Antetokounmpo y el serbio Nikola Jokic han seguido los pasos del mítico 41 de los Mavericks, siendo ganadores con el premio a mejor jugador los últimos cuatro años. En el último Clasificación de poder publicado por la NBA, ambos vuelven ha ocupado los primeros puestos para llevarse de nuevo el galardón, seguidos del esloveno Luka Doncic y del camerunés Joel Embiid.

Desde 2014, todos los equipos que se han proclamado campeones de la NBA han contactado al menos con una Europa en la plantilla. En el siglo XXI, solo en cinco ocasiones ha ganado una franquicia que contaba solo con jugadores norteamericanos: Los Angeles Lakers en 2000 y 2001, Miami Heat en 2006 y 2013, y Boston Celtics en 2008.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aquí para recibir boletín semanal.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *