"Después de mi enfermedad, valoro el día a día"

“Después de mi enfermedad, valoro el día a día”

Is a corazón gigante envuelto en un cuerpo escueto, una mujer con la sonrisa grabada, el dulce acento canario, la palabra fácil y la sencillez en sus gestos. Es humildad y fuerza. Carla Suárez Navarro (Las Palmas, 3-9-1988), una de las mejores tenistas que ha dado este país, ha compartido un fin de semana con las mejores Navarra y ha dejado una gran huella, no solo en ellas, sino también en las personas que este domingo se acercaron al Señorío de Zuasti escucharla, aprender, reír. Como le confesó a una autodenominada “veterana jugadora”, además de la admiración como deportista, plantó cara a Carla “ser humano”.

Suárez dejó el tenis de una forma imborrable: en los Juegos Olímpicos, tras superar un tipo de cáncer denominado linfoma de Hodgkin, que le fue diagnosticado en plena pandemia, en agosto de 2020. Se sabe referencia para las jugadoras que empiezan y también para las personas a las que la enfermedad se ha interpuesto en su camino, y se le ve como pez en el agua en esta época post-tenis.

Acepta con amabilidad dedicar unos minutos a este medio, pero pide que se después de esperar a las decenas de peticiones de fotos y autógrafos que recibe tras la charla en el Club de Campo.

Se le ve cómodo respondiendo a las preguntas de la gente más joven, que era la mayoría.

Sí, es algo que me gusta mucho, porque entiendo que para ellas es una oportunidad tener delante una jugadora que ha conseguido ser profesional, como es mi caso. A mí me hubiera encantado poder hacerlo con Arantxa y Conchita, que eran las que yo admiraba de pequeña.

Criado un jubilado año. ¿Cómo es ahora la vida de Carla Suárez?

Muy tranquila. Acabé cansada y quería tener un tiempo de descanso. En este sentido, la pandemia se me hizo cuesta arriba. Fue una desgracia para todo el mundo, por supuesto, pero cuando eres deportista profesional y tienes que estar en el confinamiento en casa te afecta, porque cambia totalmente tu vida. Y en mi caso, justo después del confinamiento, me diagnosticó la fermedad. Así que entre unas cosas y otras estuve un año fuera de las pistas.

Si para una persona de un pie que supera el cáncer es difícil hacer una vida normal, ¿qué tuvo que ser volver a jugar al tenis?

Tuve suerte, porque no me afectó mucho físicamente. Me dieron las sesiones de quimioterapia colgante cuatro meses y después recibí radioterapia, pero no tuve muchas secuelas y no se alargaron mucho en el tiempo.

Y no solo conseguir volver a jugar, sino llegar a los Juegos de Tokio.

Era la despedida soñada. Después de tanto tiempo sin jugar al tenis, el poder participar en los Juegos Olímpicos fue muy bonito. Fue la mejor forma de dejarlo.

¿Eres consciente de que personas como Carla Suárez pueden haber sufrido un empujón anímico a pacientes de cáncer, al volver a verla jugar al tenis tras lo que ha pasado?

Sea consciente de ello, sí, porque son muchas las personas que me escriben o se acercan para decirme que ver cómo lo superado les da fuerza y ​​eso genera mucha satisfacción.

Dice que no le afectó mucho físicamente la fermedad, pero ¿en qué ha cambiado la Carla de después a la que era antes?

Ya lo hacía, pero sí que valoro mucho más cada momento. Ya era así desde antes de tener el linfoma, pero ahora mucho más. La gente suele preguntarte qué vas a hacer el mes que viene, pero yo no hago ese tipo de aviones. Puedo pensar en qué voy a hacer mañana, pero no más allá. Me gusta disfrutar del día a día, de estar con mi familia, mi pareja, de momentos como el de haber estado aquí este fin de semana, sin pensar en nada más.

En esta nueva etapa, vendrá a colaborar con distintos medios (Eurosport, El País). ¿El sabor?

Sí, como ahora tengo tiempo y me lo puedo permitir, aceptó las propuestas que me han hecho. No sé si es algo que seguiré haciendo, pero de momento este año que me estoy tomando con tranquilidad, me lo paso bien. Siempre me han probado una montaña de diferentes deportados, desde que era pequeña.

Y ha pedido que no le digan cómo va el Clásico…

Sí, pero por lo que escuchó parece que va ganando el Real Madrid -dice con una sonrisa de decepción-…

Las mejores tenistas navarras pasan unas horas con Carla Suárez

La preguntaron por todo. salud mental, presión, ídolos, comienzos y le hicieron elegir entre el mejor y la mejor tenista. Carla Suárez responde a todos los tapujos en un ambiente distendido creado en el Club del Campo del Señorío de Zuasti este domingo 16 de octubre por la tarde, en la multitudinaria charla que protagonizó la canaria y que atribuye de colofón a los dos días de convivencia y aprendizaje con algunos de las tenistas navarra mejor colocadas en el ranking.

Lo que menos le gusta del tenis”es la soledad y el calendario”, resaltó, además de advertir que los momentos buenos disfrutan menos en un deporte individual y los duros son más difíciles de superar. Suárez dialogó más que responde e interpeló a los y las asistentes. “Lo más importante es disfrutar, y si tienes algo que te preocupa, habla con tu entrenadora. Seguro que le paso algo parecido. A mí me ayudó una psicóloga, la clave es dejarte ayudar”, dijo.

Carla, que llego a ser número 6 del mundo en 2016reconocer que Serena Williams es el tenista que más difícil se lo ha puesto y entre los 3 grandes (Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic), aparece diciendo: “Soy muy de Andy Murrayque ha tenido la mala suerte de coincidir con ellos”.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *