Wiggins suma a Poole: lluvia de millones en los Warriors

Wiggins suma a Poole: lluvia de millones en los Warriors

Fue sabado de lluvia de millones en San Francisco. El fin de semana ha cundido a unos Warriors que han hecho los deberes, con el lunes como fecha tope para tomar algunas decisiones (Límites administrativos de la NBA) y el martes como jornada inaugural, a lo grande: partido contra los Lakers después de la ceremonia del alzado de la bandera y la entrega de los anillos de campeones. Básicamente, los Warriors enseñaron sus planes futuros con extensiones firmes y multimillonarias. Primero, Jordan Poole levó 140 millones de dólares por cuatro años. Dinero ya por estrella. Después, Andrew Wiggins firma una prórroga de 109 millones por un año. Dos asuntos que estaban pendientes y quedan así terminados. Organizado.

El asunto de Poole era delicado. Con 23 años, el escolta (número 28 del draft en 2019) iba a iniciar, antes de la extensión, un último año de contrato de novato (por menos de cuatro millones). Su debilidad en defensa ciertos y ataques de estrellitis hacían que algunos no vieran bien darle el dinero masivo que sí ha llevado finalmente. Pero, draft compañeros (elegidos muchos más arriba) y de posición, RJ Barrett (107×4) y Tyler Herro (120×4). piscina rompió a lo grande la temporada pasada, desde el banquillo o como titular cuando faltó Stephen Curry. Promedió más de 18 puntos por noche, pasó diez veces de 30, in playoffs jugó seis partidos de al menos 25 puntos con un 60% en tiros… Y fue importante en las Finales como desatascador en la segunda unidad. Para los Warriors, suficiente para darle un grandísimo contrato que lo ata al núcleo duro del equipo.

Horas pronto anunció la extensión de Wiggins. El alero canadienne es 109 millones, unidos al año que le quedó por jugar (33,6 millones) le ponen en cinco años (tiene 27) y 143 millones. Un buen negocio para los Warriors, que (eso sí) le han dado una opción de jugador en la ultima temporada al alero, una fantastica historia de la rendición en la Bahía: número 1 del draft de 2014 y en su momento el jugador más esperado desde LeBron James, fue un desastre en los Timberwolves (o, al menos, no fue la estrella generacional que se esperaba), especialmente desde que construyó una extensión de cuatro años y 147,7 millones (la que apura ahora) en octubre de 2017. Su contrato fue considerado tan tóxico que los Wolves añadieron una valiosa primera ronda (que terminó dando a Jonathan Kuminga a los Warriors) para enviarlo a San Francisco un cambio de, básicamente, D’Angelo Russell en febrero de 2020.

En los Warriors, y en dos temporadas y pico, Wiggins se ha convertido en un fantástico jugador de equipo. La temporada pasada fue titular en el All Star, el primero de su carrera, y Acabó siendo una de las piezas fundamentales del anillo, seguramente el mayor jugador de las Finales más allá del intocable MVP, Stephen Curry. En la final del Oeste hubo una defensa muy importante (defensa, rebote, puntos en momentos clave…) ante los Mavs, con una gran lucha sobria de Luka Doncic y una media de 18,6 puntos, 7,2 rebotes y 2,8 asistencias. En la Final contra los Celtics realizó una defensa manual sobria de Jayson Tatum y sus medios fueron 18,3 puntos, 8,8 rebotes, 2,2 asistencias y 1,5 tapones. Jugó más de 39 minutos por partido, impuso su físico contra el músculo de los Celtics y tuvo momentos heroicos en la remontada, del 1-2 al 4-2 final. En esos tres últimos partidos se fue a 17 puntos y 16 rebotes en el cuarto, 26 y 13 en el quinto y 18+6 con 5 asistencias, 4 robos y 3 tapones en el sexto y definitivo.

Arreglados estos dos asuntos pendientes, los Warriors multiplican la presión sobre unos números salariales que siguen batiendo todos los récords Habidos y por Haber. La plantilla campeona del curso pasado costó, entre solo e impuesto de lujo, más de 360 ​​millones de dólares, una cifra que hizo que otros propietarios pusieran el grito en el cielo. Se ve bien, con lo que ya tienen garantizado para el futuro próximo, la temporada 2023-24, la siguiente después de la que empieza ahora, puede llevar esa cifra por encima de los 500 millones. Si Draymond Green se acogiera sabía opción de jugador (27,5 millones), los Warriors tendrán asegurados 483 millones solo con 12 jugadores: unos 275 de ellos en impuesto. Para redondear su lista de 15 se irían más allá de ese medio billón americano. Una locura que demuestra hasta qué punto cree en la Bahía en su círculo virtuoso: gastar más para ganar más, ganar más para ingresar más, ingresar más y gastar todavía más…

Una posición extra para Draymond Green

Estas ampliaciones de Wiggins y Poole tendrán, claro, consecuencias seguramente a medio plazo. Por un lado, Draymond Green queda en un lugar delicado. El ala-pivot, in a lío gigantesco tras su puñetazo a Jordan Poole, que sa reforzado por la extension de 140 millones, quería un contrato máximo ya, una extension que sumar al año que le queda que rescindiera de facto su opción de jugador from 2023-24 y la pusiera en cinco años completos por más de 164 millones. Los Warriors han dejado claro que esa no era su prioridad con un jugador esencial en su herencia pero que hubiera tenido ese último curso de la extensión ya con 37 años. Ahora tiene 32 y va a empezar, con su imagen muy tocada, su undécima temporada en los Warriors, donde Stephen Curry sigue queriéndolo a su lado.

Green, una vez que no habrá extensión para él, podría sucio traspasado (improbable) o enfrentarse a un verano en el que tendría la posibilidad de no acogerse a su opción de jugador y sucio gratis al mercado de agentes libres. Este próximo verano de 2023, por cierto, será también el que podría traer extensión para Klay Thompson (32 años, como Green), otra parte integral del que puede ser el mejor equipo de la historia, y al que le quedan esta temporada (40.6 milone) y otra (43.2) garantizado. Si se supone que no podría haber sitio para todos, aumenta la sospecha de que Green será el inesperado hombre fuera, el jugador que no va a seguir más allá de este curso 2022-23. Pero, no lo olvidemos, esto son los Warriors. Y quizás, llegado el momento y si todo vuelve a ir como la seda en el trayecto que arranca el martes, esos 500 millones en plantilla podrían pasar de locura a realidad. El circulo virtuosotu sabes…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *