Una pasión que traspasó los límites asturianos

Una pasión que traspasó los límites asturianos

Las gradas del Palacio de los Deportes de Gijón estaban ayer hasta los topes. El buen cartel del Gijón Open no solo atrajo ayer a fans Asturianos del tenis, sino que muchos amantes del deporte de otros de España se acercaron a la orilla del Piles para, con la excusa de asistir a las semifinales del torneo, visitar Gijón.

Alejandro Puente, al acabar la jornada del sábado. Noé Menéndez


“Somos de León, pero vivimos en Burgos”, cuentan Álvaro Díaz y Marco Díaz, padre e hijo que vinieron a ver el encuentro entre Thiem y Rublev. “Va a ser un partido increíble, estoy seguro”, confiesa Marco, que no esconde su decepción con la segunda semifinal. “Me hubiera gustado ver un Carreño-Murray, hubiera sido un espectáculo”, dice. “Hemos venido específicamente porque se disputa este torneo. Yo estudie hace años aquí y esto me sirve para volver a mis años de juventud”, admitió Álvaro.

Andoni Rodríguez y Erika Zurbano, en la entrada del Palacio. Noé Menéndez


“No nos podíamos perder una cita estando tan cerca”, explicó Jorge Rodríguez, santanderino que se muestra “encantado con la ciudad y con los partidos, hay mucho nivel”. Tanto él como su madre, Concha Peláez, tenían previsto pasar el día por la villa al cierre de los encuentros. “Es una pena que Carreño no se haya clasificado, porque el ambiente hubiera sido mucho mejor”, indicó Peláez.

Paula, Begoña y Verónica posan con su cartel de apoyo a Thiem. Noé Menéndez


Andoni Rodríguez y Erika Zurbano destacan de su visita “el buen rollo que hay en la ciudad y el excelente cartel que tiene el torneo”. Vienen desde el País Vasco vio las semifinales, para lo que compraron su entrada hace dos semanas. “Se echa de menos un poco a Carreño, pero ha quedado un cuadro espectacular. Me está gustando mucho Korda, es joven y tiene mucho talento”, comentó Rodríguez.

Jorge Rodríguez y Concha Peláez, minutos antes del Rublev-Thiem. Noé Menéndez


Pero no hubo solos foráneos en el Palacio de los Deportes. Durante el Thiem-Rublev, la primera semifinal individual, en una de las esquinas de la grada había un pequeño fan club animándole. Paula, Begoña y Verónica, en ese orden, su “muy de Thiem”. “Ya lo vi en el parque y le dije que no le iba a distraer, no te preocupes”, bromea Verónica sobre el austriaco, asegurando que ya le puso el ojo en los cuartos de finale. Aunque el jueves apoyaban a Carreño, ayer se pasó al bando austriaco. “Ayer (por el jueves) vinimos con una bandera de España, pero no se debe a mucho”, cuenta Paula. “La única que es fiel a Thiem soy yo, que ayer ya estaba a tope con él”, sentencia Begoña. Su cartel, que hace un juego de palabras con el nom del tenista y la palabra “team” (en inglés, equipo), deja claras sus intenciones.

El de Carreño, el partido con más audiencia

El encuentro entre Carreño y Rinderknech de cuartos de final es, a falta de la final, el partido del Gijón Open más seguido por televisión. El duelo, por Teledeporte, tuvo una audiencia media en torno a los 100.000 espectadores. La retransmisión en directo, que se prolongó durante mucho tiempo, alcanzó picos de audiencia de más de 250.000 espectadores, donde el programa se convirtió en un día más visible en el candado con un 1,22% de share. El encuentro terminó con derrota para el asturiano con un decisivo tie break que alargó hasta el 18-16.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *