Primer triunfo en casa de un granada pletórico

Primer triunfo en casa de un granada pletórico

El Granada no está dispuesto a que se detenga la fiesta. Si su estreno en la ACB en casa ante el Manresa se le evaporó por milímetros, a la segunda no ha dejado escapar la oportunidad y se ha anotado un triunfo muy merecido, cómodo y destructivo ante el Bilbao Basket, al que iguala con 3-1. De la mano de Felicio, Refroe y Maye, mostró ese repertorio que ya exhibió en LEB, de juego decidido, más físico que el enemigo, dinámico, alegre y con mucho caudal anotador. El faltó un puntito para la centena. A los alumnos de Ponsarnau se pincha el globo de la euforia inflado en ACB y Europa. Primer tropezon del curso y golpe de realidad. Además, cayó lesionado Radicevic, en el pie derecho, y no tiene buena pinta. Initially se golpeó el tobillo y quiso seguir, y más tarde se dolió del tendón de Aquiles; eso dejó al equipo encogido ante un covirán que muerde por cada palmo de parquet en su feudo, sin alma para tratar de recomponerse. La capacidad de torear con tanta mala suerte tiene un límite. Los jugadores claves eran extraviados, los anotó el trote de estos días por la concentración de partidos, entre ellos uno en Praga. Hakanson por corazón, Anderson por ciertos destellos y Withey en plan estelar se salvan de un ejercicio de impotencia, en el que la mala defensa y el flojo porcentaje en el tiro lejano fueron una condena ante un equipo que viene de la segunda categoría y eso supone muchas dosis de entusiasmo.

La primera parte ya fue de claro color nazarí, con un Bilbao Basket extrañamente dubitativo. Los locales prodigaron contraataques con la nueva norma tras recibir canasta y sacar rápido de fondo. Felicio, dominador en la pintura, fue poniendo la proa al chocque con un 24-17 a 2:40 para acabar el primer acto. Alonso salió con mal pie y fue protagonista en muchas jugadas tontas que salpicaron momentos caóticos, de tiros encadenados que no tocaron el aro o pérdidas absurdas.

Los pupilos de Ponsarnau dudaban si ir o no en determinadas acciones y sólo Withey parecía moverse con certezas. El Granada abordó los problemas defensivos de los vascos para taladrar el aro a base de triples. En cada inversión, el balón llegaba a una esquina, y en ese lado débil nadie punteaba los disparos. A 10-16 en canastas dese el arco. El Surne completó el peor cuarto de este arranque de temporada. Costa metió una canasta lejana aprovechando d nuevo que su par pasaba por detrás de un bloco y la diferencia se fue a los diez: 32-22 en el minuto dos del segundo cuarto.

Había más deseo por parte del recien ascendido. La segunda unidad del Surne bajó el pistón. Tomàs cumplió una canasta acrobática que fue un 3+1, tras llegar tarde Rabaseda: 39-27. La invitación al lanzamiento la agradeció de nueva Costa para poner el máximo techo: 42-38 (-5:59). La caída una técnica a Hakanson por exagerar un contacto en un bloco, es que previamente su equipo había sido anunciado. Los árbitros interferían cada vez que el Bilbao se esforzaba por recortar la diferencia. Un sprint en los 19 segundos el final del primer tiempo permitió anotar un triple a Kyser y una bandeja sobre la bocina a Smith para maquillar el marcador en 53-48.

RESUMEN

Coviran Granada (27+26+27+19): Renfroe (14), Bropleh (7), Ali (10), Maye (14), Felicio (17) -cinco inicial- Niang (4), Christian
Díaz (8), Costa (11), Tomás (11), Iriarte (0), Jacobo Díaz (0) y Vilá (3).

Baloncesto Surne Bilbao (20+28+18+18): Smith (10), Hakanson (14), Andersson (10), Rabaseda (10), Withey (21) -cinco inicial- Radicevic
(4), Reyes (0), Alonso (3), Sulejmanovic (1) y Kyser (10).

Árbitros: Francisco José Araña, Luis Miguel Castillo y Andrés Fernandes. El pecado eliminado.

Incidentes: Partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Endesa disputada en el Palacio de los Deportes de Granada ante 6.497
espectadores

El segundo tiempo fue equiparando las fuerzas de inicio, pero era un espejismo. De hecho, Withey siguió a lo suyo y empató bajo el aro tras un pase doubled: 56 a 15:21 para acabar y Smith por delante puso a los bilbaínos tras un 0-10. Lo mas dificil estaba hecho, pero fallaron en el remate. Radicevic cayó una bomba y se rompió. Eso quebró el alma de todo el equipo. Acto seguido anotó de tres Renfroe. Smith pecó de ansiedad. La contundente respuesta local llevó el asunto desde un 63-61 al claro 78-63, de la mano del deseo y descaro granadinos. Y la distancia engordó hasta el +20. Vendaval nazarí. A los bilbaínos no les queda mucho margen para lamerse las heridas. El martes se estrenan en casa en la Champions, ante el peligroso Bahcesehir, en duelo perdeciente a la Basketball Champions League.

Pin: “Hicimos un partidazo y el trabajo del equipo fue excelente”

Pablo Pin dijo que su equipo hizo “un partidazo” y resaltó que el trabajo de los suyos fue “excelente”. “En la primera parte hemos jugado a un nivel muy bueno en ataque, pero muy mejor en defensa, con algunas situaciones de falta de agresividad y dureza”, explicó el técnico en rueda de prensa.

El preparador agregó que tras el descanso fueron “más agresivos”, controlaron “el rebote” y subieron “el nivel físico” atrás. “Hemos hecho un partidazo y el trabajo de equipo ha sido excelente. Estoy súper feliz por ver como jugamos en equipo, que no hay egoísmo. Y feliz viendo como la gente se ha divertido con nosotros, viendo la química que hay entre equipo y Palacio”, sentenció Pin.

Pin dejó claro que “es muy difícil ganar a un equipo con una buena dinámica”, como un Surne Bilbao Basket que cayó derrotado en la Liga Endesa, y que él es un triunfo que les rechazó. Sober el gran inicio de temporada de los suyos, contra tres victorias en cuatro jornadas, pidió “dejar a la gente la libertad de que se ilusión”, pesa a que “queda mucho por jugar” y tienen que tener claro que “van avenir los momentos malos”.

“Hay que estar juntos y preparados. Si nos equivocamos y no seguimos trabajando como hasta ahora, seríamos tontos. No hay motivo para creernos más que nadie y cambiar la forma de ver las cosas. Me gusta que mi equipo ilusione, pero no me van a sacar del camino”, expuso. os malos momentos nos vendrán y ahí es cuando tenemos que seguir untos. Nuestra mayor fortaleza es que somos un equipo y cuando pasamos malos momentos es más fácil pasarlos en equipo”, finalizó el técnico del Covirán Granada.

Ponsarnau: “Toca aprender, es una prueba de que nos falta mucho”

Jaume Ponsarnau, dijo tras la derrota que les toca “aprender” y que el traspié de este sábado es “una prueba” de que les falta “mucho” pesa un buen balance de tres triunfos en cuatro jornadas en el inicio de la Liga Endesa. “El Covirán Granada ha hecho un partido muy completo, con mucho orgullo, energía y fuerza. Nosotros no hemos comenzado tan mal, pero los errores en el equilibrio defensivo han comenzado a condicionar el partido”, comentó en sala de prensa.

El técnico del equipo bilbaíno reconoció que solo tuvieron la iniciativa “al inicio del tercer cuarto” y que frenaron con la lesión de tobillo del base serbio Radicevic “porque era el jugador que había encontrado el ritmo del partido”. Explicó que necesitaban “fluidez y clarividencia” y que sin Radicevic perdió “cohesión”, además de reconocer que él mismo no acertó en “algún ajuste” que quiso hacer. “Toca aprender, es prueba de que nos falta mucho y de que tenemos que confrontar plus los partidos fuera contra equipos que ponen tanto corazón”, agregó.

Sobre el gran inicio de temporada de un recién ascendido como el Covirán Granada, expuso que no le sorprende y déstacó de los andaluces “las decisiones que tomó tras ascender”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *