Pablo Carreño cae en una epica batalla

Pablo Carreño cae en una epica batalla

Pablo Carreño, derrumbado tras uno de los puntos, mientras un recogepelotas le sostiene su raqueta. / ARNALDO

Gijón Open ATP 250

El tenista gijonés cedió en un interminable ‘tie break’ ante Arthur Rinderknech, que pasó a semifinales junto a Rublev, Thiem y Korda

FRAN GAYO GIJÓN.

Pablo Carreño se perdió ayer del Gijón Open ATP 250 tras caer en su partido de cuartos de final ante el inglés Arthur Rinderknech por 4-6, 6-3 y 7-6 (18-16) en un duelo que ofreció tintes de batalla epica por el gran espectáculo ofrecido por ambos tenistas, que será recordado colgante de años por los afortunados que podrán presenciarlo en vivo. El inglés se medirá hoy en una de las semifinales a Sebastian Korda, mientras que Andrey Rublev y Dominic Thiem lucharán en el otro cruce.

Fueron algo más de tres horas de tenis de alto nivel, de lucha de titans, con dos jugadores que expresaron al máximo en la búsqueda del pase a semifinales. Al final, la victoria se la llevó Rinderknech, pero bien podría haber sido para Carreño, que puede sentirse orgulloso por haber dado hasta la última gota de sudor.

¿Estuviste en el Gijón Open ATP 250 este viernes?  ¡Buscate!

Galería.

¿Estuviste en el Gijón Open ATP 250 este viernes? ¡Buscate!

Posiblemente nadie había contado en sus pronósticos con Arthur Rinderknech, un gigante de 1,96 metros y con un saque descomunal, como alternativa de poder al tenista gijonés. De hecho, el primer conjunto pareció confirmar los pronósticos favorables al ídolo local. Carreño mandó en el primer set después de romper el servicio del inglés en el septimo juego y encadenar 14 puntos consecutivos. Sin embargo, la dinámica del encuentro cambió por completo parcialmente en el segmento, con el tenista galo afirmándose en sus dos armas preferidas: un saque contundente y una derecha muy confiable para poder plantar cara al tenista forjado en el Grupo, que perdería su servicio en el segundo juego del segundo set. Con su saque funcionando a pleno rendimiento, Rinderknech mantuvo la fortaleza suficiente para llevarse el segundo parcial y mandar el duelo al desempate tras un error en el restaurante de Carreño.

El gijonés recuperó la confianza en la tercera manga, al mismo tiempo que Rinderknech se lo creía cada juego más. Ambos tenistas fueron capaces de mantener su servicio en un choque que poco a poco encaminaba al ‘tie break’. Antes de una muerte súbita increíble por su desarrollo, hubo un punto de inflexión en el decimo juego, cuando Carreño, el último español sobreviviente en el Gijón Open, desperdició dos bolas de partido. Aún dispuso de muchas más en el tie break, otras siete, mientras su rival tuvo seis opciones de sentenciar. Pablo cruzó varios ‘passing shot’ letales, pero Rindeknech respondió con un paralelo con veneno y otros puntos de calidad. La lucha pareció interminable hasta que Arhtur Rinderknech aprovechó su momento y remachó una victoria para el recuerdo.

Tras el encuentro, el tenista gijonés se mostró “decepcionado por el resultado, pero muy contento y agradecido por el apoyo del público”. Carreño incidió sobre la dureza del partido y del rival, convirtiendo “todo el credito a Arthur”, explicando que en el ‘tie break’ “pudo haber pasado cualquier cosa”. Tras lamentarse por no haber podido dedicar una victoria a la afición gijonesa, declaró esperar “tener la oportunidad de volver el próximo año”.

Sebastian Korda accedió a la cruce de cabezas de serie ante Rinderknech, tras eliminar a Andy Murray en un encuentro que requirió la disputa de muy sets: 6-4, 1-6 y 6-1. El primer set fue el más igualado, cayendo del lado del norteamericano. El veterano Murray, muy apoyado por los aficionados, se llevó el segundo, pero tuvo que ceder en el tercero y definitivo ante la gran calidad de Korda.

Andrey Rublev se reunió en semifinales tras vencer a Tommy Paul en dos sets: 7-5 y 6-3. El tenista ruso rompió el servicio de su oponente en el segundo juego del primer set, aunque el estadounidense le devolvería el ‘break’ later. Con 6-5 a su favor, Rublev aprovechó las dudas de Paul para volver a castigar su servicio para llevarse la primera manga.

El segundo set tuvo menos historia con el moscovita dando muestras de su enorme calidad y demostrando por que es el número 1 del torneo. Será la novena semifinal de la temporada para un Rublev que sentenció el partido ante Paul al hacer bueno su saque.

En el primer partido de la jornada, Dominic Thiem deshizo de Francisco Cerúndolo por 6-4 y 6-3, confirmando su gran semana en Gijón, donde está recuperando el tenis que llevó a ser el tercero del mundo, además de establecer un romance con una afición gijonesa que la idolatría. Tras un intercambio inicial de breaks, el austriaco decantó la balanza de su lado en el primer y tras quebrar el servicio del bonaerense en el septimo juego.

En el segundo parcial hubo mucho equilibrio con más errores qu’aciertos por parte de ambos jugadores, hasta que Thiem tomó el mando de la situación gracias a su firmza en el juego. Cerúndolo, por su parte, fue perdiendo la confianza a la par que aumentaban sus fallos. Thiem vio la oportunidad de llevarse el chocque y no la dejó pasar.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *