David Vega: del crowdfunding a la élite del dobles

David Vega: del crowdfunding a la élite del dobles

David Vega Hernández (Telde, 28 años) es uno de los mejores doblistas del mundo en la actualidad. Con el brasileño Rafael Matos como pareja, ha ganado cuatro títulos en 2022 y son el 14º mejor dúo del mundo. El ocupa el puesto 34º en el ranking de dobles; su compañero, el 31º, por eso han podido consolidarse. “Tien que ser similar el de los dos para entrar en casi todos los torneos”, explicó, en una charla con AS dure el Abierto de Gijón. En su carrera profesional, Vega ha hecho equipo con casi 120 tenistas desde 2010.

Las cosas no fueron fáciles para él, hasta que dejaron a un lado su carrera en individuales. “La culpa fue del Torre de transición. Los Futures ya no daban puntos. Mi ranking individual será un poco peor que el de dobles. Aunque mi ilusión siempre era jugar los Challengers y las previas, tuve la mala suerte de que las obtuvieron a cerrar con criterios más duros, porque la gente que iba a los Futures se pasó a los Challengers para sumar. Me tuve que decantar por una cosa o por otra, y me decidí por los dobles”, recuerda Vega.

El Torre de transición Es un circuito creado en 2019 por la Federación Internacional para reducir los costos de jugadores y organizadores al resultado de un estudio que demuestra que se alcanzaban un porcentaje mínimo de tenistas para cubrirlos, sin incluir los del entrenamiento. David no era uno de ellos. En 2012 ganó poco más de 2.000 euros. Por lo que se vio obligado a buscarse la vida para subsistir. “El tenis es muy costoso cuando no te metes en el nivel ATP. Mi entrenador, Toni (Colom), se encargó de buscar ingresos a través del crowdfunding (mecanismo colaborativo de financiación de gente que aporta pequeñas cantidades) y los tokens (objectos físicos o digitales en los que se puede invertir a cambio de una parte de las ganancias del portista), aunque esto último no terminó de funcionar. Hacíamos lo que podíamos”, dice el canario.

Ahora va mejor. “Este año empezó a ganar un poco de dinero con el tenis. Ha habido mucho sacrificio detrás y así uno va más tranquilo, con la comodidad de estar económicamente un poco más reformado”, argumentó. En 2022 ha obtenido algo más de 220.000 euros de ganancia, más de la mitad de las que acumula en toda su carrera (sobre 432.000). Rafa y yo la verdad que nos compenetramos, nos llevamos muy bien dentro y fuera de la pista y este año, después de muchos de estar ahí luchando, pues ha fructificado todo el sacrificio. Hemos demostrado que podemos ganar en todas las superficies y que tenemos el nivel para estar ahí muchos años. Ojalá sigamos subendo”desea David, cuya relación con Matos empezó este curso en Marrakech (tierra). Fue llegar y besar el santo, porque se proclamaron campeones, como después en Mallorca (hierba), Bastad (tierra) y Sofía (dura). También jugó las finales de Múnich y Tokio y ganó un Challenger en Burdeos.

Vega era muy crítico con los premios que recibieron los doblistas, sobre todo en los Challengers (“No se cobraba casi nada”, señala), pero ahora ve una mejoría en los torneos ATP: “Al poco más se notó la subida. Creo que cada año están intentando someterse al precio del dinero y lógicamente es una ayuda bastante grande”. El objetivo de Vega y Matos es meterse con regularidad “en los Masters 1.000″. “Estaremos en el de París”. Y el sueño… “Grand Slam y poder llegar al top ten algún día”. Este año fueron cuartofinalistas en Roland Garros, llegaron a octavos en Wimbledon y cayeron en la primera ronda del US Open.

Invisible de Bruguera

Sin embargo, a pesar de su buen hacer en la especialidad, Sergi Bruguera no le ha tenido en cuenta para el equipo español de Copa Davis. “Nunca he recibido ninguna llamada o mensaje. Pero bueno, siempre dijo que estoy ahí para lo que sea. Estoy preparado. Y ojalá algún día me llamen. Eso depende de la importancia que tenga el die al punto de dobles el capitán. A veces prefieren llevar mas solteros por si alguna se lesiona. Con la Selección, para los dobles suele ir Marcel (Granollers), que es el mayor que hemos tenido. Ojalá que algún día pueda jugar con él, porque creo que nos complementaríamos bastante bien y nos listeneríamos”. Además del catalán, los referentes de Vega son “los hermanos Brian”. “Son los que más han demostrado ya no por títulos, sino por la química que tienen. Creo que ni usaban señas, se movían por la pista como si resultase uno. Y luego a nivel nacional, además de Marcel, también David Marrero y Marc López. Siempre uno quiere ser como ellos y lógicamente me ha fijado mucho”.

Y es que ser doblista conlleva diferencias “tácticas” con respecto al tenis individual. “Todo es mucho más rápido y sobrio en interior, que es donde diría que nos cuesta un poco más, porque a nosotros nos gusta jugar un poco de fondo. A veces, por mucho que quieras, no puedes porque los otros acortan los puntos. Y en Gijón, precisamente, nuestro pasó un poco con los americanos (Lammons y Whitrow les ganaron en cuartos por 6-7 (8), 6-4 y 10-6), que solo sacaron y van fuerte por todos lados”. Pese a la última derrota, el futuro de Vega con Matos es esperanzador y demuestra que en la Armada también hay buenos doblistas. Y que con ilusión, sacrificio y esfuerzo se consiguen cosas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *