Aíto García Reneses: la leyenda que no cesa

Aíto García Reneses: la leyenda que no cesa

por

El común de los mortales se jubila una vez, por norma general al menos en España, a los 65 años. Hay quien extendió un poco más su vida laboral, hay quien no se retiró nunca, pero difícil es encontrar a alguien que se jubilé más de una vez. Yese ha sido Aito García Reneseshoy entrenador del Bàsquet Girona y Uno de los técnicos más laureados y reconocidos del baloncesto español, que cada vez que le han llamado para una nueva aventura no se ha podido resistir. Amagó con finalizar su carrera cuando dejó Gran Canaria, se tomó un año sabático tras su etapa en Alemania, pero ahí sigue, al pie del canon. A sus 75 años, cumple 76 en diciembre, su leyenda sigue creciendo. Una leyenda de que el ha llevado ha entrado en el Salón de la Fama.

La historia de Aíto en los banquillos viene de muy lejos y su impacto en el baloncesto español es evidente. Él hizo debutar, sin ir más lejos, a tres leyendas como Pau Gasol, Rudy Fernández o Juan Carlos Navarro. Fue Aíto también quien se sintió en el banquillo de Pekín, en 2008, en el que probablemente fue el partido de baloncesto más recordado que ha jugado nunca fuera de Estados Unidos. Un España-USA que decidió un oro, y uno más que meritoria plata, en una final tremenda. Suyas sus innovaciones en los sistemas de presión defensiva (el famoso ‘Karate press’) y sigue apostando por un baloncesto de equipo, con juego interior, alejado de los estándares de hoy en día.

Aíto fue un pionero en lo suyo, un revolucionariocuya primera aportación quedó colgada en más de 30 pabellones a lo largo y ancho de la geografía española: los primeros marcadores electrónicos llevaron su firma. Estudiante de telecomunicaciones mientras jugaba en el Barcelona, ​​realizó un proyecto que modificó los que importaban de Estados Unidos para hacerlos mucho más baratos. Así se extendió por España cambiando el baloncesto nacional: se empezó a jugar con reloj de posesión en muchas más pistas.

Pero el mayor impacto en el baloncesto español fue sin duda desde los banquillos. Arrancó en 1973 cuando se hizo cargo del Círcol Católic de Badalona, también conocido como Cotonificio por motivos de patrocinio, llevando al modesto club de Badalona tiene una de sus etapas más laureadas. Cambió de equipo pero no de ciudad en el 83, para entrenar en una primera etapa al Joventut antes de firmar por el Barça: entre 1985 y 2001 fue entrenador y director de la sección. Vuelta a Badalona (2003-2008) antes de entrenar a Unicaja, CB Sevilla y Gran Canaria. En todos estos años se ha convertido en el cuarto técnico nacional que títulos más atesora: nuevas ligas, una Recopa, de vuelta una Copa Korac, una Copa ULEB y una Eurocopa. También ganó cinco Copas del Rey. El único pero en su trayectoria, la Euroliga. Pesar a llegar seis veces a la Mano del Barça no ganó ninguna Final Four.

La carrera de Aíto, sin embargo, no finalizó en España. Tras más de cuatro décadas en banquillos españoles enroló en las filas del Alba de Berlin, engrosando también su palmarés. Desde la primera temporada el Alba fue un en las finales de los torneos que disputó y, tras dos campañas, los títulos fijos consiguieron a llegar. Tras un año sabático, construido por el Girona.

Importante fue también su papel en la Selección, cosechando la mencionada plata en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Con uno de los equipos con mayor talento que ha tenido nunca España plantó cara a la todopoderosa selección de Estados Unidos, que jugó aquel torneo con todas las figuras de la NBA. Una plata con regusto de oro, en una final para el recuerdo, que también llevó su sello.

Una carrera, al fin y al cabo, al alcance de muy pocos entrenadores. Evolucionar, intercambiar, adaptar sus últimas cualidades que permiten a un entrenador sobrevivir en un entorno tan competitivo como el baloncesto profesional. Y no solo sobrevivir, sino triunfar. La leyenda de Aíto, un entrenador que agradeció sin duda alguna formar parte del Salón de la Fama, todavía no se ha acabado. Todavía le queda, al menos, una página por escribir en Girona.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *